¿Son los perros pequeños más propensos a ser agresivos?

Publicado en por Quiensab3

Cuando pensamos en razas peligrosas o agresivas de perros nos vienen en mente nombres como: Pitt Bull, Rottweiler, Dogo Argentino, etc. Todas ellas razas de mediano y gran tamaño. No obstante, muchas veces vemos perros de razas de pequeño tamaño siendo agresivos.

 

Causas de agresividad en los perros de pequeño tamaño: 

 

Este hecho se debe tanto a la educación y adiestramiento del perro, como en las condiciones en las que se encuentra éste, tal y como se explica a continuación:

  • Al ser más vulnerables, cuando se sienten amenazados por perros más grandes, su instinto les hace actuar de forma agresiva para defenderse.
  • A causa de su tamaño, suelen ser más desconfiados, por lo que pueden ser agresivos con las personas, si sienten que éstas les pueden lastimar.
  • Al estar cerca de extraños, o cuando ven algo fuera de lo común, los perros pueden sentir miedo, por ejemplo si alguien entra en casa con un casco puesto, tiene una voz muy grave, o sencillamente porque sea hombre o mujer, este puede reaccionar con ladridos y mordeduras.
  • Hay algunos perros que se sienten superiores dentro de su casa, por lo que pueden mostrarse agresivos con algunos de sus dueños, sobre todo los que ellos consideran más vulnerables, como por ejemplo los niños. La reacción más típica de estos perros es morder mientras les tocas cuando comen o están descansando.
  • Una excitación o estimulación excesiva también puede ser causa de agresividad. En ocasiones, cuando se llega a casa después de haberle dejado solo un tiempo, se excitan demasiado mostrándose excesivamente activos y morderán.
  • Al sentirse frustrados cuando no se les permite hacer algo, pueden llegar a morder.
  • Los perros de avanzada edad o perros que estén lastimados, también pueden morder en algunas situaciones, sobre todo por el dolor que le pueda provocar alguna enfermedad, un golpe o por el simple cansancio.

 

Soluciones para prevenir la agresividad en los perros:

 

Aunque se tenga un perro de raza potencialmente agresiva, si se le adiestra adecuadamente no tiene porqué haber ningún problema, aunque se les considere peligrosos, no significa que realmente lo sean, es más una forma de asegurarse de que los perros de gran tamaño y fuerza estén controlados, ya que si pensamos que son agresivos ya de entrada, tendremos cuidados especiales con ellos.

En el caso de los perros de raza pequeña, ya que no se consideran peligrosos, los amos de éstos no son conscientes de lo agresivos que pueden llegar a ser, por lo que no les prestan una atención especial y no le dan importancia a su agresividad.

Todo perro, sea de la raza que sea e independientemente del tamaño que éste tenga o de lo poco feroz que parezca, hay que seguir unas normas:

  • Educarles desde pequeños, ya que es importante para que no se conviertan en perros peligrosos para el resto de animales o incluso con las personas. Los perros son como los niños, hay que darles unas pautas de comportamiento y enseñarles que no todo está permitido. Es recomendable antes de cuidar y educar a un cachorro leer sobre el tema en sitios especializados (libros, revistas, internet, etc.).
  • Hay algunas razas más "rebeldes" que otras, y perros que se salen del comportamiento habitual de su raza; cada uno tiene un carácter distinto que irá saliendo a medida que crezcan y que hay que saber orientar. En esos momentos en los que el perro no se comporte adecuadamente hay que mostrar autoridad y que no estás de acuerdo con ello, por el contrario, habrá que premiarles cuando quieras demostrarles que han hecho las cosas bien y que estas contento por ello. Repitiendo esta operación unas cuantas veces ellos mismos acabaran por entenderlo y lo harán de forma natural. Un ejemplo claro de ello es no dejar que ladren o muerdan cuando no deben. Un ladrido no siempre es algo malo, en ciertas situaciones puede ayudarnos a darnos cuenta de una situación desapercibida por otros, como por ejemplo un simple: alguien desconocido está intentando entrar en casa. 
  • Enseñarles a familiarizarse con los humanos y otros perros hace que sean más sociables y que por lo tanto no le teman tanto a lo desconocido o que aprendan a que desconocidos hay que ladrar y a cuales no, uno de los motivos por los que podrían ponerse agresivos.
  • Si se tiene un perro agresivo, hay que buscar el patrón que le causa la agresividad e intentar solucionarlo para prevenir futuros problemas.

Agresividad en perros de tamaño pequeño.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Ivette 11/11/2011 15:43


Suelen ser dominantes y más agresivos porque sus dueños no les educan como harían con uno grande. Se piensan que sus mordiscos hacen mucha gracia. Y en los paseos si provocan a un perro más grande
entonces los culpables son los dueños del perro grande no ellos que van sin correa con esos pequeños dominantes ladradores.